jueves, 22 de febrero de 2007

El lugar del nacimiento

Las primeras noticias recibidas en el Plata acerca del accidente en que Carlos Gardel perdiera la vida eran confusas cuando no, erróneas. Luego con el correr de los días se fueron corrigiendo y precisando detalles; pero en ningún momento se pusieron en duda los datos relacionados con la identidad del cantor. El periódico “La Mañana” de Montevideo, al día siguiente de la tragedia comentaba: “Es unánime el sentimiento de pesar que causa la desaparición del cantor uruguayo, cuya popularidad era tan grande como la simpatía que despertaba. Un telegrama procedente de Bogotá, nos anuncia la triste nueva del lamentable accidente de aviación ocurrido en la ciudad de Medellín y que costó la vida al popular cantor uruguayo Carlitos Gardel. El accidente ocurrió cuando el avión en que viajaba Gardel, procedente de Bogotá, pretendió aterrizar en el campo de aviación de Medellín estrellándose contra un trimotor de la S.C.A.D.C.A (sic).
Carlitos Gardel había nacido en la segunda sección judicial del departamento de Tacuarembó y se inició en la canción criolla hace alrededor de un cuarto de siglo en los cabarets (sic) porteños”.

De inmediato, el gobierno uruguayo se encargó de la repatriación de los restos. Al respecto, el diario “El Pueblo”, el órgano oficial del gobierno, el 27 de junio de 1935, anunciaba: “El Gobierno de la República ha resuelto proceder al repatrio de los restos de Carlos Gardel, cuyo trágico fallecimiento, recientemente ocurrido en Colombia, produjo honda consternación. Con ese fin, se han iniciado ya algunas gestiones por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores, siendo probable que se someta a una comisión la programación de los actos a que dará lugar el traslado a Montevideo, de los despojos mortales del compatriota desaparecido. Esta información ha de ser acogida con general satisfacción por nuestro pueblo, en cuyo corazón tan hondas raíces echó el afecto del malogrado Gardel, intérprete eximio de la canción criolla”.

Al mismo tiempo, el periódico “La Mañana” de Montevideo, también del día 27 de junio de 1935 anunciaba: “El Uruguay repatriará los restos de Carlos Gardel. Nuestro gobierno ya ha iniciado las gestiones correspondientes - Se nombrará una comisión para organizar un homenaje nacional en ocasión del traslado de los despojos mortales del insuperable cantor...”

Por su parte, el diario “La Nación”, de Buenos Aires, comunicaba: “Serán repatriados por el Uruguay los restos de Gardel (...). El presidente de la República, Dr. Terra, dispuso hoy que por intermedio del Ministerio de Relaciones Exterio-res se inicien las tramitaciones para repatriar los restos de Carlos Gardel. Asi-mismo el Gobierno se propone encargar a una comisión la preparación de los distintos actos que se realizarán en homenaje a la memoria del cantor...”

El diario “Noticias Gráficas”, también de Buenos Aires, el 27 de junio anunciaba: “Defino, ex empresario de Gardel, hará las gestiones para trasladar sus restos. La madre del gran cantor desaparecido ha dejado en sus manos todo lo relacionado con la sepultura definitiva del gran cantor...”

Cuando, por la misma Berta Gardes, que se hallaba radicada en Toulouse (Fran-cia), se supo que Armando Defino se encargaría de repatriar los restos de Gardel, la agencia informativa local publicó el siguiente cable: “Toulouse, 27 (havas) – Debido a las proposiciones que le fueron formuladas por el empresario de Carlos Gardel, señor Armando Defino, la madre del infortunado cantor uruguayo, señora Berta Gardel, se trasladará a la América del Sur...”.
Esto significa que la propia Berta Gardes, cuando fue requerida en Toulouse por la prensa local, cuando sólo habían transcurrido tres días del accidente de Medellín, declaraba en la mencionada ciudad francesa que el cantor era de origen uruguayo.

Hasta ese entonces nadie ponía en duda que Carlos Gardel era oriundo de la República Oriental del Uruguay y las agencias periodísticas de todo el mundo así lo informaban:

*“París, 25 (havas) - La noticia de la trágica muerte del cantor uruguayo Carlos Gardel produjo honda impresión en las esferas sudamericanas de esta capital, donde el extinto gozaba de gran estima...”

*“Medellín (Colombia), 25 (A. P.) - Anoche fueron suspendidas todas las funciones teatrales y cinematográficas así como las transmisiones radiotelefónicas en señal de duelo por la trágica muerte del cantor uruguayo Carlos Gardel...”

*“Medellín, 25 (A. P.) - La ciudad aún se encuentra bajo la penosa impresión de la terrible catástrofe de aviación ocurrida ayer en la que perdieron la vida el celebrado cantor uruguayo Carlos Gardel y el destacado piloto colombiano Ernesto Samper...”

En tanto, en Nueva York, el presidente de la Paramount declaraba: “Nueva York, 26 - El Sr. Adolph Zukor, presidente de la Paramount Pictures, en declaraciones hechas a la “United Press”, sobre la muerte del cantor uruguayo Carlos Gardel, se expresó en estos términos sobre el malogrado actor: “La escena y la radio pierden un querido artista con la muerte prematura de Carlos Gardel...”

El 28 de junio de 1935, cuatro días después del accidente de Medellín, para refe-rirse a Carlos Gardel, el diputado Buranelli, en el Parlamento uruguayo, pronunció entre otros conceptos, lo siguiente: “Embajador alado, él, de los cantares rioplatenses, llevó el nombre de Uruguay por todos los puertos del mundo conquistando palmas y glorias en todos los idiomas. Así fue en París, en Londres, en Italia y en España, por dondequiera pasó el romántico andariego de la gallardía de la raza y la virtud de sus cantares. Y además, había en Carlos Gardel otra virtud suprema a mi juicio: su acendrado patriotismo. Quería a su patria con candor de niño. Tuvo siempre a gala ser uruguayo. No declinó jamás la honra de haber nacido en este rincón privilegiado de tierras de América, que dio al mundo los genios de Rodó, Zorrilla de San Martín, Blanes, Florencio Sánchez y tantos otros que son gloria del continente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada